Cuentan Por Ahí

En El Museo Villa Roy

Al caminar en la calle principal llegando al Barrio Buenos Aires, después de pasar el famoso árbol de mazapán y las famosas gradas del amor, se cruza con la calle el extremo superior de una cuesta que une esta calle con el Barrio las Delicias.

Al estar en la parte alta de la cuesta, se ve majestuoso el lateral izquierdo del Museo Villa Roy, un imponente inmueble con mucha historia guardada entre sus paredes.

 

Es de mucha curiosidad, como en una de sus ventanas, la primera de izquierda a derecha del segundo nivel, puede presentarse una sombra que aparenta ser la de un hombre.

 

Por muchos años viví en este barrio, cada que pasaba, el hombre estaba ahí, bajaba a las 6:30 de la mañana todos los días para ir a la escuela y el hombre estaba ahí, regresaba al medio día al subir camino a casa, y el hombre estaba ahí, al comprar las tortillas y la coca de la cena, volteaba en esa dirección, y el hombre estaba ahí…

 

Cada que pasaba con alguien, se lo mostraba, me parecía increíble el aguante de una persona al estar parado tanto tiempo en un mismo lugar, claro, siendo una niña no dimensionaba esto.

 

Tuve la oportunidad de recorrer el Villa Roy antes de su cierre por restauración, el morbo iba conmigo desde que supe que el colegio nos llevaría a conocer, estaba clara que iba en busca de este señor, creyendo en la lógica y con una mentalidad más amplia, me rehusaba a pensar en cosas de fantasmas, así tenía que resolver este misterio, “podría ser un maniquí o una pintura” pensé, pero iba clara que lo averiguaría.

 

Pasando el recorrido en todas las áreas del museo, pedí permiso para ir al baño, aprovechando la excusa, me escabullí hasta llegar adivinando a la habitación donde estaba segura que se encontraba la sombra, estaba súper asustada por la regañada que me darían mis maestros más que por resolver el misterio.

 

Iba pensando en todo esto cuando al abrir la puerta de esta habitación, estaba vacía… me sentí muy desilusionada, me acerqué a la ventana con un poco de molestia para asegurarme que había ahí, sentí que había llegado tarde y ya nunca iba a saber que hubo todos esos años en esa ventana. Me incorporé al grupo sin que nadie lo notara, pero si me sentía un poco defraudada.

 

Terminó el recorrido y al salir a los jardines subí la mirada en dirección a la ventana con mucha pena de nunca descubrir el misterio, y ahí estaba mi sorpresa, la sombra si continuaba situada en la misma ventana donde la había visto durante muchos años, y esto ¿Cómo puede ser?, no supe que pensar y mi misterio, quedó sin resolver.

 

Eventualmente me mudé, hice mi vida lejos del lugar que me vio crecer, más un día regresé con la intención de revivir viejas memorias con amigos y familia.

 

El recorrido me obligaba a pasar por aquel lugar, y hoy, ya situados en el 2021, la sombra sigue ahí.

 

Si tenes la oportunidad de pasar por este lugar, tomate unos segundos con la vista al Villa Roy y encontraras, en la primera ventana del segundo nivel que la sombra, sigue ahí…

Logo blanco y amarillo
× ¿Como puedo ayudarte? Available from 09:00 to 17:00 Available on SundayMondayTuesdayWednesdayThursdayFridaySaturday
X